jueves, 3 de agosto de 2017

MAMÁ

Estoy consciente que hay muchas madres de familia en el mundo que enfrentan día a día dificultades para sobrellevar la crianza de sus hijos.
Nadie ha dicho nunca que la maternidad es fácil, nadie ha dicho nunca que tu vida se vuelve liviana, sin preocupaciones. Todo lo contrario.

Antes de dar a luz a mi hijo, recuerdo una tarde acostada en la cama, mi esposo no estaba en casa y había silencio. Ni un solo ruido.
Pensé, que ese silencio, esa tranquilidad y paz que sentía en mi interior iba a ser interrumpida por llanto, gritos, risas. Disfruté ese instante como si hubiera sido el último, porque sabía que mi vida iba a cambiar completamente con la maternidad.

Ya desde el embarazo comienza el trayecto hacia la materninad, hacia la crianza y la toma de decisiones. Los cambios que se sufren, físicos y emocionales, esos cambios que te marcan de por vida, que te transforman como mujer, como humano.

Qué difícil es conciliar el sueño en el embarazo, ninguna posición parece cómoda, tenía dolores de espalda muy fuertes, las piernas hinchadas y el bebé se movía bastante durante la madrugada. Al final si había dormido 4 horas estaba contenta. Las últimas semanas de embarazo parecen eternas. Si estaba mucho tiempo parada me cansaba, sentada también. No hallaba mi lugar en ninguna parte.

Recuerdo (y siempre lo haré) las DOLOROSAS contracciones. Sin duda ha sido el dolor físico más grande que he experimentado. Qué feo, que minutos tan largos parecen ser. Y de pronto, la calma después de las contracciones. Qué locura  y qué belleza es la naturaleza de la mujer.
Y después que el bebé ya está en este mundo, empieza lo interminable, el papel de ser mamá.

Siempre pensé que muchas madres exageraban un poco con ese rol de "mamá luchona" y que "sólo una madre sabe que..."
Creo que hay cierta razón en todo esto. Ser mamá es un cambio a tu persona, a tus hábitos, tus gustos, tus prioridades, preocupaciones. Es un papel constante, de aciertos y de errores. De momentos de ansiedad y de inmensa felicidad.

Elegí ser mamá, y no es lo mejor que me ha pasado en la vida, porque aun me falta experimentar muchas otras cosas. Pero sí puedo decir que todo por lo que he pasado ha valido la pena. Tengo un hijo a quien amo y por quien me esfuerzo en ser mejor persona, mejor mamá.



martes, 5 de julio de 2016

Mi primer y segundo trimestre de embarazo.

Después de haberme enterado que estoy embarazada, una avalancha de cambios se suscitaron en mi persona, física y emocionalmente.
Es verdad que el primer trimestre estuvo un poco apagado en cuanto a mi ánimo, ya que en muchas ocasiones me sentía cansada, mareada, con algunas náuseas causadas por los olores más remotos que me llegaban como si los tuviera en frente de la nariz. Me paseaba con un trapito perfumado de vervena todo el tiempo y cuando sentía que las náuseas iban a llegar a causa de un olor sacaba el trapito y lo olía, como una adicta. Pero me funcionó de maravilla.
Por las mañanas me levantaba como si estuviera cruda (En cuanto no tomaba ni una gota de alcohol) y lo único que quería era beber mi te de jengibre, comer una fruta y acostarme (Era lo único que no me mareaba)
A todo esto, la felicidad de las ecografías y haber visto a nuestra pequeña semillita dentro de mí hacía que todos esos malestares se me olvidaran.

No sabía su sexo, y soñaba con que tenía en mis brazos un bebé de cabello negro el cual no quería soltar y no paraba de besar. Le hablaba y le contaba lo que comíamos, a dónde íbamos. Hasta si no me escuchaba, si no sabía quién soy, le hablé desde el primer momento en que supe que estaba dentro de mí.
Seguí su crecimiento cada semana, emocionada y ansiosa por saber cuál era su tamaño, cómo se estaba desarrollando y compartía todo esto con mi esposo que me escuchaba atento.

Alrededor del mes de mayo mi vientre comenzó a abultarse y a ponerse redondo, las naúseas y esos malestares habían disminuido hasta casi desaparecer y tenía una energía increíble. Sentía ganas de hacer muchas cosas, y en la medida de lo posible las hacía. Horneaba postres, cocinaba, limpiaba y redecoraba la casa y me sentaba horas en internet para ver cositas de bebé.

Cuando supimos que es un niño, fue una alegría enorme, y sonará muy trillado, pero dentro de mí sentía que iba a tener un hombrecito. Confieso que a partir de este momento mi visión hacia la vida cambió muchísimo. Dicen que nunca comprendemos la vida hasta que la llevamos dentro. Recuerdo que le cantaba y le hablaba y comenzó ahí la búsqueda de su nombre.

Los movimientos dentro del vientre son experiencias extraordinarias y únicas, difíciles de explicar; son un motivo para sonreír, para imaginar cómo será su rostro, el color de sus ojos, su cabello, su voz. ¿Cómo se puede sentir tanto amor por un ser con tan poco tiempo de vida?

No sé cómo sucede, pero ya amo inmensamente a mi hijo y soy una mujer feliz de poder portar la vida de un bebé hecho con mucho amor.




jueves, 19 de mayo de 2016

14 de febrero de 2016

Inimaginable, pero sucedió así...

Fuimos mis suegros, mi esposo y yo a una exposición de cosas "handmade" y luego a cenar con unos familiares. Después de haber cenado y tomado mi cafecito comencé a sentirme un poco extraña, pero no le di la más mínima importancia.
Mi esposo se fue a un concierto y yo decidí irme a casa a dormir, sin saber que esa noche iba a tener muy, pero muy pocas horas de sueño. 
Llegué a casa y me acosté, sin conseguir dormir, estaba muy cansada pero algo en mi cuerpo me indicaba que sucedía algo extraño. Me levanté y me preparé un té de manzanilla. Para todo esto mi esposo ya había llegado del concierto y se extrañó de verme a las 2:00 am aún despierta.

-No consigo dormir, hay algo que no me deja dormir. No me siento bien

Él me dijo que me acostara y respirara, que todo estaba bien. Pero no. 

Cuando me acosté sentí un aire frío que recorrió súbitamente mi cuerpo y sentí mi corazón detenerse una fracción de segundo. Me levanté precipitadamente y alarmada le dije: "No estoy bien"

Al terminar esta frase mi corazón comenzó a palpitar de manera acelerada y sentía que me faltaba el aire, me sentía perdida, débil, fría, extraña... asustada. Llevé mi mano al pecho y sentí mis latidos a mil por hora, algo que jamás me había pasado.

Me fui al baño y me senté en la orilla de la bañera, abrí la ventana y sentía el aire frío entrar, mi corazón latía demasiado rápido y a todo esto mi esposo ya estaba alarmado y preguntándome qué podía hacer por mí. Pero yo pensaba tantas cosas: "Me voy a morir aquí", "Me va a dar un infarto", "No me despedí de mis padres", un sinfín de pensamientos cruzaban mi cabeza y con la mano en el pecho sintiendo mis latidos le dije a mi esposo: 

-Llama a una ambulancia, necesito ver un doctor, ¡Por favor, haz algo!

Mi esposo llamó a sus papás y los diez minutos que se tomaron para llegar a la casa se mi hicieron eternos. Yo seguía en la ventana respirando y atenta a mis latidos cuando de repente mi suegra subió al baño y me vio. Vi en su cara un reflejo de preocupación y me dio unas gotas disueltas en agua, que bebí inmediatamente. 
Me puse una bata, pantunflas y me subieron al coche. Recuerdo que durante el camino me sentí más tranquila, mejor.
Al llegar al hospital no había nadie en urgencias así que me llevaron rápido a una habitación y la enfermera enseguida me tomó muestras de sangre y me hizo un electrocardiograma. 

A todo esto, tenía que responder sus preguntas médicas en francés. Yo, en estado convaleciente rebuscando en mi vocabulario cómo expresarme correctamente de lo que me había pasado.

Estaba acostada con una bata de hospital y gomas con cables en el pecho, un catéter en la vena (Auch) y una máscara de oxígeno. Veía a mi esposo y mi suegra que estaban sentados junto a mí. La enfermera venía de vez en cuando, pero siempre muy amable y gentil. 
Mi esposo salió por un momento cuando poco después entró el médico con mis resultados.
No sabía qué pensar, qué esperar, ¿alguna enfermedad maligna?¿un síndorme incurable? pensé en muchas cosas.

-¿Quién es usted en relación a mademoiselle Pérez?- preguntó el médico a mi suegra
-Soy su suegra

El médico asintió con la cabeza y abrió un sobre de papel. 

-El electrocardiograma me indica que su corazón está bien, sin embargo en su cuerpo tiene una deficiencia de potasio, lo cual es probable que se haya manifestado con palpitaciones en el corazón. Y además de esto, señorita, está usted embarazada.

-¿Embarazada yo? ¿No voy a morir? ¿No me va a dar un infarto? ¿Embarazada? ¿No me harán cirugía a corazón abierto? ¡Embarazada! ¡Estoy embarazada!

Sentí un alivio, una felicidad, un miedo, muchas emociones a la vez. Mi suegra mi miró estupefacta y salió en búsqueda de mi esposo para que le diera la noticia. Y cuando entró a la habitación me preguntó qué había dicho el médico.

-¡Vas a ser papá!

Se levantó de la silla y abrió incrédulo los ojos, sonrió y se acercó a abrazarme y besarme. Ninguno de los dos podíamos creerlo, pero así era. Nos íbamos a convertir en padres. Y por eso fue la crisis cardíaca, por eso sentía que algo extraño había en mí. Una nueva vida se formaba sin que yo tuviera pista alguna.
Al regresar a la casa y acostarnos a dormir (eran ya las 5:30 am) acaricié mi vientre con una sonrisa y miles de ideas en la cabeza. Pero con el corazón lleno de amor y alegría por la nueva vida que nos esperaba a ambos. Me sentí feliz, imaginaba muchas cosas y en mí comenzó a crecer una ilusión indescriptible, la ilusión de ser mamá.

La aventura de formar nuestra pequeña familia apenas comenzaba.






martes, 3 de mayo de 2016

Saliendo del país un ratito: Holanda.

Al estar en Bélgica y que la UE no tenga fronteras, es muy fácil acceder a otros países (en tren, auto, bus, avión)
Mis suegros, mi esposo y por supuesto yo, somos unos amantes de los viajes y las escapadas, así que planeamos este viaje con mucha ilusión, ya que fue un regalo de mis suegros. Fuimos a visitar a mi cuñado y su esposa que tienen una linda casa en Haarlem, Holanda; y además dimos un paseo por la playa de Zandvoort, que cambia muchísimo de las playas del Caribe Mexicano, pero que aún así tiene un encanto especial y se disfruta y vive de manera diferente. A unos pasos de la arena hay restaurantes y terrazas y por supuesto, hoteles.

Tuvimos la oportunidad de cenar en un restaurante por la noche y observar el atardecer en la playa, los barcos pesqueros pasar con sus luces, y también... ¿Por qué no? ¡Venados! ¡Sí! corriendo en la orilla de la playa en busca de alimento, una buena banda de unos 40 venados corriendo por la playa no se ve todos los días jajaja.

Al día siguiente nos dirigimos a Keukenhof, es un parque floral temático en donde tienen muchísimas especies de flores, jardines preciosos que hacen un paseo muy lindo (Y algo cansado) Ahí tuve la oportunidad de conocer varias especies de tulipanes, que son la estrella del país en el mes de abril y mayo; y poder disfrutar de las olorosas jacintas en los campos a la orilla de la carretera que hacían un tapiz de múltiples colores en el camino.

No nos podíamos ir de Holanda sin probar una fritanga de marisco, que es la especialidad (sobre todo si estás en la playa) mejillones empanizados, camarones, mix de mariscos con aderezos, mmmm... delicioso.








sábado, 27 de febrero de 2016

Tag de los 90's

Vivir los 90's fue una experiencia que recuerdo con mucho cariño, los años maravillosos, la moda, los dulces, las películas. Los que vivimos esa época la recordamos como la mejor. Estas son las preguntas que forman el Tag de los 90's. La verdad me divertí mucho escribiendo este post, y sobre todo recordando lo bonito de mi infancia :)

¡Comenzamos!

¿Cuál es tu película favorita de Disney?

No podría mencionar solo una, tengo varias películas que me gustan mucho, pero resalto la de "Pocahontas", "Alicia en el país de las maravillas" y "El Rey León"




¿Cuál fue tu grupo favorito de los 90's?

Los Backstreetboys fue mi grupo favorito, tenía sus discos (uno que otro original y los demás, piratas)

Dulces favoritos en los 90's

Fui una niña muy dulcera (Eh, quién no) y amaba Sonrics, recuerdo que la Cajita Sonrics era algo parecido a un tesoro. El pelón pelo rico también era mi favorito.




Videjouego favorito de los 90's
La verdad es que no fui niña videojuego, yo me divertía con mis muñecas y mis platitos de comidita, pero cuando iba a casa de algunos primos o encendía alguna consola era para jugar Mario Bros, Sonic y de vez en cuando un Tetris.



¿Cuáles fueron tus dibujos animados favoritos de los 90's?

Pasaba largas horas frente a mis caricaturas favoritas: Pingu, los Moomin, Hey Arnold, Animaniacs, Catdog, Los Muppets, entre otros.




Programa de TV favorito

Recuerdo que me encantaba "¿Le temes a la oscuridad?" (Y sí, me daba miedo) "Clarissa lo explica todo", "Despistados", "Sabrina, la bruja adolescente", "La bruja desastrosa" (Y sí, quería ir a la misma escuela que esas brujas. Ya se me salía lo Harry Potter desde antes)




Tendencias de moda favorita de los 90's

¿Por donde empezar? ¡Me encantó y difruté la moda de los 90s'! A pesar que era pequeña y mi mamá todavía me vestía (Me compraba ropa) Debo admitir que fui una niña que cayó en las modas noventeras, y no me arrepiento.
Tenía las mochilas que se inflaban y eran de colores brillantes, los dijes en forma de chupón, la bolsa en forma de Smiley, las diademas que cambiaban de color en el sol, las donas que se colocaban en el cabello (o ridículamente en la mano) los tenis de plataforma, los patines, las pulseritas de plástico, la mezclilla deslavada, en fin... :)






Películas favoritas de los 90's

Sin duda alguna "La llave mágica", "Mi pobre angelito", "La maldición de las brujas"




Juguete favorito de la cajita feliz

Aunque no frecuentaba McDonald's, recuerdo con mucha ilusión los juguetitos de la cajita feliz (Que ya no son tan buenos como antes) Mis favoritos fueron de la serie de los Picapiedras, Pocahontas y El Jorobado de Notre Dame


También tenía otros juguetes que me encantaban...




¿Cuántos Tamagotchis tuviste durante los 90's?

Sinceramente... ¡¡Ninguno!! Nunca entendí por qué tener una mascota virtual, jamás me interesé y por consecuente nunca pedí a mis padres que me compren alguno. Así que cero Tamagotchis.


¿Verdad que trae muchos recuerdos este Tag? ¿Y tú? ¿Cómo sería tu tag de los 90's?

¡Saludos!


jueves, 18 de febrero de 2016

Lo que más me gusta de Bélgica.

Hay mucha gente que me pregunta cómo es Bélgica, qué se come, cómo es la gente, el ambiente y el estilo de vida.
Es verdad que cuando uno no se encuentra en su país natal es difícil sentirse en casa siendo extranjero, pero aquí en Bélgica me he sentido igual que en casa. A pesar que no tenemos el sol caluroso de México, y que el clima puede ser a veces muy gris (lo que no me molesta EN LO ABSOLUTO) tiene otros aspectos que me encantan y que desde un principio adoré. Aquí hice una lista de lo que más me gusta de "la Belgique"

La gente
Los belgas son de lo más cool que puede haber, muy relajados, una actitud siempre positiva y entusiasta, comprensivos, con muy buen sentido del humor y bastante fiesteros. Siempre están dispuestos a ayudarte, son amables y buenos amigos.

La comida
Siendo mexicana debo aceptar que a pesar de no tener el mismo sabor, los platillos belgas no se quedan atrás, porque son súper ricos cuando usan los productos de la región (quesos, verduras, aderezos, salsas,etc)
Habiendo tantos platillos típicos, me inclino por "les boulettes sauce lapin", "Moules frites"  ¡Son mis favoritos! Una verdadera delicia :)

La cerveza
¡Ay, ay ay! Bélgica tiene una interminable lista de suculentas cervezas para todos los paladares. Y debo confesar que de vez en cuando me gusta probar nuevas, y cada vez que pruebo una se convierte en mi favorita (No soy alcohólica) Aquí algunas de mis preferidas: Val-Dieu, Rochefort, Hoegaarden, Chouffe, etc.

Los paisajes (Naturales/Arquitectónicos)


Brujas

Castillo Solre sur Sambre

Grande Place, Bruselas

Durbuy

Estación de Liège- Guillemins


A pesar de ser un país muy pequeño, Bélgica lo tiene todo: naturaleza a explorar, modernidad, cultura, historia, arte, gastronomía, música y más. Estoy contenta de vivir aquí y cada día descubrir algo nuevo sobre este país. Espero estar haciendo un buen papel para convertirme en una verdadera belgicana jaja.

J'aime la Belgique


jueves, 11 de febrero de 2016

Viviendo en Bélgica

¡Ay cuánto tiempo abandoné mi blog! mi journal de viaje de mi primera vez en Europa, al ver de nuevo las fotos revivo la emoción con la que viví cada momento y cada lugar que visité.
Sin embargo, he decidido reinventar este sitio para hablar un poco de lo que es la vida aquí en Bélgica, es decir, MI vida en Bélgica.

Como muchos ya sabrán, me he casado con un hombre extraordinario originario de la localidad de Esneux (que es donde vivimos) y después del show nupcial decidimos mudarnos hacia aquí, para probar y tentar nuevas oportunidades de trabajo y de estilo de vida. 
Me emocioné muchísimo, pero no tenía en cuenta lo difícil que es vivir lejos de los suyos, de casa. No cabe duda que no puedo quejarme de estar aquí, los belgas son ¡¡una pasada!! súper alegres, amables y con una onda muy padre. Se come y se bebe muy rico, y los paisajes ¡ni qué decir!
En fin que estamos aquí, yo adaptándome a todo, sí, a todo (clima, comida, idioma, costumbres, etc) y con todo el entusiasmo del mundo para poder integrarme bien en un país tan buena onda.

¿Cuánto tiempo estaré aquí? No lo sé, he renunciado a mi plaza de maestra para tener la oportunidad de venir aquí e intentar algo que jamás en la vida hubiera imaginado, Estamos felices de estar aquí y enamorados más que nunca.  ¡Bravo por nosotros por este cambio!

¡Saludos!


Raisa.